Carta del Pontificio Consejo para los Migrantes e Itinerantes al Obispo de Tabasco

El 25 de agosto pasado, haciendo eco al gesto del Papa Francisco en la Isla de Lampedusa, se realizó una misa haciendo un llamado a revertir la globalización de la indiferencia mediante la globalización de la esperanza. La celebración fue interrumpida por personal del Instituto Nacional de Migración y de la Aduana, lo que obligó a quienes atendían la misa a”ir” a la “línea” y hacerla en ese lugar.

El cardenal Antonio María Veglió, Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, ha enviado una carta de consuelo y apoyo al Obispo de Tabasco. A petición de Fray Tomás González compartimos el texto de la carta:

A Su Excelencia Reverendísima
Mons. Gerardo De Jesús Rojas López
Obispo de Tabasco
México

Excelencia Reverendísima,

He sabido que ayer, cuando se disponía a celebrar una Misa dedicada a los emigrantes, en la frontera entre su diócesis, Tabasco, y el Vicariato apostólico guatemalteco de El Petén, los agentes del Servicio de Aduanas y del Instituto Nacional de Migración de México le han impedido realizarla. La Providencia ha querido que la celebración pudiese con todo desarrollarse en el territorio fronterizo de Guatemala.

La iniciativa tenía un carácter profundamente pastoral y, por lo tanto, deseo expresarle la cercanía espiritual de este Consejo, que es la voz de la Santa Sede para extender a todas las áreas del mundo afectadas por los flujos migratorios el llamamiento del Santo Padre Francisco a no resignarse a la “globalización de la indiferencia”.

De hecho, usted quería recordar en la celebración de la Eucaristía la masacre de 72 emigrantes centro y sudamericanos, perpetrada en agosto de 2010 en San Fernando por el cártel narcotraficante de los Zetas. Junto a aquella matanza, además, no podemos olvidar que desde 2009 hasta 2011 más de 20.000 emigrantes han sido secuestrados en el área de su diócesis fronteriza, por no hablar de todos aquellos que han caído en la red de los traficantes y de los miles de hombres, mujeres y los niños que han perdido la vida.

Tampoco podemos ignorar que se están intensificando las operaciones para impedir que los emigrantes suban en el tren de carga conocido como “La Bestia”, obligándoles de hecho a elegir rutas alternativas y de mayor riesgo para alcanzar los Estados Unidos de América.

¿Cómo no pensar también en todos aquellos que, en diversas partes del mundo, se ven obligados, por la miseria o por la persecución, a cruzar las fronteras de su patria en busca de una vida humanamente digna? ¿Cómo no recordar los más de 20.000 emigrantes que han muerto tratando de cruzar el mar Mediterráneo para llegar a la Unión Europea? ¿Y a todos los que huyen de países africanos y asiáticos, donde enfurecen guerras y persecuciones, para llamar a las puertas de Australia? Y justamente en estas últimas semanas, ¿cómo cerrar los ojos ante hechos violentos y trágicos, que golpean a las minorías en las regiones de Oriente Medio, donde los cristianos que están huyendo son crucificados o decapitados y sus cabezas son levantadas como trofeos?

El listado de características que acompañan hoy a las migraciones es impresionante: abusos de autoridad y de toda clase, violaciones de las personas y de sus derechos fundamentales, explotación, extorsión, hambre, atracos, robos, mutilaciones, dolor, muerte.

Los éxodos que actualmente sacuden diversas zonas del mundo son una denuncia abierta de la decadencia de las instituciones y, peor aún, de la pérdida del sentido auténtico de la humanidad, donde la inicua distribución de los recursos y el acaparamiento egoísta de los bienes se han convertido en objetivos prioritarios con respecto a la respuesta a las emergencias humanitarias.

En este escenario, la tarea de la Iglesia es cada vez más difícil, pero no se detiene y no se asusta. También nosotros nos unimos a la voz del Santo Padre para lanzar un apremiante llamamiento a las instituciones nacionales, a las internacionales y todos los creyentes para que se intensifiques las iniciativas de oración para encontrar los caminos justos que conduzcan a la convivencia pacífica de los pueblos; invitamos al diálogo y a la negociación para detener a los violentos y a los agresores; solicitamos la apertura de canales humanitarios para facilitar la ayuda a los refugiados y, en definitiva, recomendamos la adopción de normativas adecuadas, locales y supranacionales, que regulen los flujos migratorios en el respeto y en la promoción de la dignidad humana de los individuos y de los miembros de sus familias.

Por lo tanto, manifiesto todo mi apoyo a los esfuerzos de Su Excelencia, de sus colaboradores y de todas las personas de buena voluntad que no están dispuestos a permanecer ciegas y mudas ante las tragedias que lamentablemente afectan a nuestro tiempo. Le aseguro mi cercanía espiritual y la total comunión de sentimientos e intenciones.

Ciudad del Vaticano, 28 de agosto de 2014 Prot. N. 7867/2014

Antonio Maria Card. Vegliò
Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes

+ Joseph Kalathiparambil
Secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.