Nestora Salgado García – 2014

salgado-450x345Desde el compromiso con los pueblos indígenas de Guerrero, Nestora Salgado García, oriunda de Olinalá, Guerrero, ha dado una lucha por la dignidad ante el abuso de poder con los más vulnerables. Nacida el 28 de febrero de 1972, crece en el seno de una familia trabajadora de la tierra. Estudiaba el segundo año de secundaria cuando fue arrancada del hogar materno y trasladada a Estados Unidos en vísperas de ser madre. Nestora, en su nueva vida de esposa, madre e inmigrante, pasa las penurias de la violencia doméstica por parte de su primer esposo. Sin embargo, siempre mirando hacia adelante, pese a su corta edad, mientras criaba a sus tres hijas Saira, Grisel y Rubí, obtiene la ciudadanía estadounidense por denunciar su situación.
En una de sus visitas a Olinalá, sufrió un accidente vial que lastimó de por vida su columna vertebral, por lo que en 2004 decidió quedarse en su pueblo natal: Olinalá desde donde empezó a realizar acciones de ayuda comunitaria, especialmente con mujeres de la comunidad que igual que ella eran víctimas de violencia intrafamiliar y que vivían en pobreza extrema. Pronto su casa se volvió un centro de ayuda para la gente más necesitada de Olinalá.
No obstante, la ayuda brindada por Nestora Salgado no era suficiente para el tamaño de la necesidad de Olinalá y sus alrededores. La violencia del narcotráfico y las pandillas empezó a contaminar la comunidad. En los dos últimos años la violencia se intensificó, y en octubre de 2012, llegaron a entrar sicarios a Olinalá a raptar jóvenes, mujeres para abuso sexual y venta de narcomenudeo, y los hombres para entrenarlos como sicarios. El pueblo entró en pánico y las autoridades no hacían nada para detener las desapariciones y muertes. Así que, con el ejemplo de otras comunidades, Nestora Salgado impulsó la creación de la Policía comunitaria de Olinalá, ante la voluntad de un grupo de padres de familia que querían proteger a sus hijos.
Creó una red solidaria entre Estados Unidos y el estado de Guerrero para la comunidad de Olinalá y otras comunidades de La Montaña de Guerrero. Creó comités de apoyo para mujeres indígenas víctimas de violencia doméstica y fue importante en la organización de la Policía ciudadana de Olinalá, en enero de 2013.
Ha sido víctima de tortura psicológica, han sido violados sus derechos humanos y ha sido criminalizada por defender a la comunidad y organizarla para su propia protección. Sus denuncias y su activismo ha movilizado la conciencia no sólo de Olinalá, sino también de México y las principales ciudades de Estados Unidos donde le han brindado solidaridad.
Desde el 21 de Agosto se encuentra en el penal de máxima seguridad “El Rincón“ en el estado de Nayarit muy lejos de su comunidad de origen y estamos en espera de que el proceso judicial desemboque en la pronta liberación de Nestora Salgado.
Tras una larga huelga de hambre de Nestora y apoyada por múltiples organizaciones nacionales e internacionales, se logró el traslado de Nestora al ala médica del penal femenil de Tepepan en la ciudad de México, desde donde sigue su proceso en espera de que se le haga justicia a ella y a todos los policías comunitarios que, al igual que ella, están en injusta reclusión por parte del Estado mexicano.
Por todo lo anterior, en reconocimiento a su inquebrantable lucha a favor de una paz digna y justa en su comunidad, se le otorga el XXII Premio Nacional en Derechos Humanos don Sergio Méndez Arceo en la categoría individual
Conoce a las personas defensoras de los Derechos Humanos que también fueron candidatas para el presente premio:
Anuncios

Una respuesta a Nestora Salgado García – 2014

  1. Pingback: Convocatoria al XXIII Premio Nacional en Derechos Humanos “Don Sergio Méndez Arceo” | Fundación Don Sergio Méndez Arceo

Los comentarios están cerrados.